periodistascamagueyanos

Hay gente que (me) es luz

In Uncategorized on 28 febrero, 2013 at 9:21 am

Tengo un quinqué viejo en casa. Aún conserva la campánula de cristal que le protege su imagen de quinqué servible a la vista de todos. Pero yo sé, lo siento tantas veces más allá de los huesos, que es un quinqué roto y los días en que suelen encenderse los fuegos hogareños, cuando su lumbre hace una falta atroz, evito hasta el intento de arrimarle un fósforo. Comprobarle inútil, cada vez que me sucede, duele tan profundo como para no repetir el optimismo.

Ya he aprendido a vivir sin su llama, aunque la añoro. En algún tiempo la hubo y fue buena y tibia y creó las dependencias que crea siempre todo lo bueno.

Es tan así que todavía me sorprendo, algún domingo o día de fiesta, jugando al empeño de remendar la mecha que ya no se acomoda a la abertura estrecha por donde le toca arder, o de empaparla y combustionarla, para hacerla irradiar el calor que es su destino y propósito. No sirve de mucho. Hay cosas que cuando se fracturan, nunca vuelven a vibrar como antes, por mucho que uno le ponga el alma y la fe como una pila recargable. Ver +

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: