periodistascamagueyanos

Posts Tagged ‘abuela’

Dios te salve, Caruca

In Uncategorized on 25 abril, 2014 at 6:55 am

Hoy brindo por ti con un vaso de leche con mermelada, como aquellos que me preparabas de tentempié en las tardes vertientinas.

Brindo por tus arroces con pollo y tu puntico de sal, por aquella nalgada antológica que me diste cuando vine tarde del río con mi “primita”, por los “orina pa que te acuestes” y por tus décimas a deshora.

Brindo por tus puñetazos en el sillón cuando perdían las novenas de Camagüey o Villa Clara, por tu cariño, por tu puntualidad para las pastillas y la siesta, por la plancha de carbón, el farol chino, los caimitos y el pozo de brocal. Ver +

Herencia de cabellos blancos

In Uncategorized on 9 enero, 2014 at 3:19 pm

El tiempo ha pasado, lo supe hace poco cuando descubrí que unas cuantas canas han ocupado sin previo aviso un espacio muy cerca de mi frente en el lado derecho de la cara. Una agradabilísima aparición, porque esas canas no son solo el recordatorio del reloj biológico, sino la marca genética de mi madre. Y sí, porque esa vieja, mi vieja como le digo con todo el cariño del mundo, tiene justo en ese mismo sitio un montón de blancas canas, iguales a las de mi tíos Nancy y Ñiquito, iguales a las que tenía mi abuela Tita.

Yo que soy la menos González de toda la familia, al menos fisonómicamente, porque saqué los rizos y el color de la piel de mi padre, y libras y centímetros de estatura de menos, y menos años que todos los primos del familión, ya tengo algunas de las canas que un día formarán el moño blanco de los González.

¿Qué diría tu abuela si te viera? dijo mi padre, porque ya ni mi Tita, ni Mipa, están físicamente desde hace algunos años junto a nosotros . Imagino que su mirada tendría el mismo brillo orgulloso que veo en los ojos de mi madre cada vez que contempla esas canas suyas sembradas en mí. ver +

El mundo de R…

In Uncategorized on 11 marzo, 2013 at 6:46 am

No sé si algún día encuentres la felicidad, o quizás tu felicidad es diferente a la de los demás. Pero en tus ojos veo un niño triste, cansado de tanto sufrimiento. Tratas de enmascarar tu vida en una coraza de hombre fuerte y desenfadado, sin embargo, tu nobleza (mellada un poco por tus difíciles circunstancias) rompe la máscara de chico malo.

A penas tuve tiempo para conocerte. Tres días no son suficientes para saber cómo piensas, aun así, no tengo dudas de tu ternura e inteligencia. Ahora mismo quisiera saber en qué empleas tu tiempo en el hogar de niños sin amparo filial, ¿te estarás portando bien? Ver +

Arroz con Pollo

In Uncategorized on 1 noviembre, 2012 at 7:34 am

Mi abuela materna era experta en la cocina. Uno de sus platos exquisitos eran aquellos arroces con pollo que nadie en la familia ha podido superar.

Pero dice Mami que no solo era aquel alimento, que a Caruca todo le quedaba bien: el congris, la carne con papas, la harina de maíz con pollo y hasta el arroz blanco que muchos se comían “a pulso”.

Entre ellos estaban los tíos de “La Bana”. Cada vez que hacían escala en aquella casita de tejas de la Pérez Pérez, en Florida, Camagüey, casi que exigían la receta de cocina, preparada a fuego de carbón. Ver +

A %d blogueros les gusta esto: