periodistascamagueyanos

Posts Tagged ‘amistad’

Hay gente que (me) es luz

In Uncategorized on 28 febrero, 2013 at 9:21 am

Tengo un quinqué viejo en casa. Aún conserva la campánula de cristal que le protege su imagen de quinqué servible a la vista de todos. Pero yo sé, lo siento tantas veces más allá de los huesos, que es un quinqué roto y los días en que suelen encenderse los fuegos hogareños, cuando su lumbre hace una falta atroz, evito hasta el intento de arrimarle un fósforo. Comprobarle inútil, cada vez que me sucede, duele tan profundo como para no repetir el optimismo.

Ya he aprendido a vivir sin su llama, aunque la añoro. En algún tiempo la hubo y fue buena y tibia y creó las dependencias que crea siempre todo lo bueno.

Es tan así que todavía me sorprendo, algún domingo o día de fiesta, jugando al empeño de remendar la mecha que ya no se acomoda a la abertura estrecha por donde le toca arder, o de empaparla y combustionarla, para hacerla irradiar el calor que es su destino y propósito. No sirve de mucho. Hay cosas que cuando se fracturan, nunca vuelven a vibrar como antes, por mucho que uno le ponga el alma y la fe como una pila recargable. Ver +

Hurto y sacrificio de pudín menor

In Uncategorized on 17 octubre, 2012 at 8:18 am

Carmen Luisa tiene la suerte- a veces la desgracia- de vivir a una cuadra del periódico donde ambas trabajamos (o donde ella trabaja y yo hago como que trabajo).

Yo tengo la suprema dicha- y esta vez sin acotaciones- de tenerla a ella de hermana en la vida profesional y personal… lo cual en mi país es tener por añadidura a su madre mía, a su casa mía, a SUS computadoras mías, a su cámara fotográfica mía y muuuuuchas otras prebendas más. Ver +

Razón para palpitar

In Uncategorized on 28 julio, 2012 at 8:54 am

Cuba, con sus bajas y altas, comprendida e incomprendida; la novia, con sus virtudes y defectos; la familia, con sus críticas y sus halagos; los amigos, con sus ausencias y presencias; el trabajo, con lo cuitativo y lo cuantitativo en contínuo combate; el hombre pobre de la misma esquina; la mujer gorda que no cabe en el pasillo lleno de la guagua; el gato, el perro, las gallinas, las plantas del jardín… Hay que aprender amar. Amar es la única manera de vivir bien, de vivir mejor. La única forma en que un corazón merece la virtud de sus latidos es si los usa para amar. Ver original.

El árbol de los sabios en Cuba

In Uncategorized on 23 julio, 2012 at 1:10 pm

Me dijo una amiga que en la India consideran al plátano el árbol de los sabios, pues por allá era costumbre el meditar a la sombra de las anchas hojas y al amparo de las frutas.

Lo cierto es que ella, muy observadora, quedó fascinada con el plátano: “Mira, no tiene ni tallo y crece bastante; no tiene semillas, pero se reproduce con facilidad; no tiene flores grandes, pero sus frutos se dan en grandes racimos…” Ver +

A %d blogueros les gusta esto: