periodistascamagueyanos

Posts Tagged ‘ché’

Expedientes Ch

In Uncategorized on 27 octubre, 2013 at 7:47 pm

No, la causa de la grandeza descomunal del Che Guevara no es genética ni biológica. Ni siquiera ideológica. Es un accidente meramente astronómico, totalmente estelar.

Ahora que han pasado 46 años debe revelarse: ¿No recuerdan aquel abultamiento a la altura de sus cejas? Por ahí vino la cosa.

Un día en que en el cielo, sin insignias, él soñaba hombres nuevos, una estrella le rompió su cañón y, atrapándolo, se le incrustó en la frente.

Desde entonces, sometido a la incesante expansión del universo, el hombre astro no deja de crecer.

Tania: guerrillera aguerrida

In Uncategorized on 23 octubre, 2012 at 8:55 am

Tania; los que no te conocen podrán decir un día que tus restos mortales descansan junto al Che en Santa Clara; pero quienes te vieron niña suave, cariñosa y tranquila, montando tu caballo con tan solo tres años, saben que para Ita no hay tiempo de descanso.

Quienes crecieron junto a ti en la Argentina, los adolescentes que te preferían por tus trenzas rubias, los que contigo integraron las filas de la Juventud Libre Alemana y supieron de tu temprano amor por Cuba en Revolución, saben que no reposarás en silencio, porque Tamara ama la vida y se dedica a ella por entero. Ver +

Homenaje al valor y la justeza…..

In Uncategorized on 11 octubre, 2012 at 5:48 pm

Un busto de Ernesto Che Guevara fue instalado en la ciudad ecuatoriana de Guayaquil (suroeste), cerca del barrio donde el mítico guerrillero argentino-cubano vivió en los años cincuenta, informaron el viernes autoridades patrimoniales.

El monumento fue colocado en la Plaza Colón, a dos cuadras de Las Peñas, un suburbio patrimonial donde Guevara vivió fugazmente en 1953, dos años antes de unirse en México al grupo que planeaba la Revolución Cubana. Ver +

Mi Ernesto

In Uncategorized on 10 julio, 2012 at 1:05 pm

Hoy el día empezó con tu carta de despedida estallándome en los oídos. En la escuela del fondo del edificio decidieron despertar a los muchachos con esa grabación donde la voz de Fidel se la leía por primera vez a tu pueblo, y yo tuve que detenerme en firme- como si cantaran el himno nacional o pasara frente al sagrario de la iglesia- para rezar contigo esa oración que me sé de memoria como los poemas de Benedetti.

Me acuerdo hoy de muchas cosas, de las clásicas goticas de agua clara con apenas cinco o seis años en el matutino de la escuela, de las lecturas en el libro de texto donde aprendí de ti la lección de desmenuzar el pollo en el arroz para compartirlo con mis compañeros, de mis cinco dedos por encima de la frente con aquello de ser como tú que vine a entender y a querer lograr muchos años después. Ver +

A %d blogueros les gusta esto: