periodistascamagueyanos

Posts Tagged ‘hijos’

“¿Y qué más dice, mami?”

In Uncategorized on 23 junio, 2013 at 4:44 pm

Mamá, ¿entonces esos otros que están allí eran los malos?

No, mi amor, esos hombres lucharon con el Che.

 

Ah!… entonces eran buenos… porque el Che era bueno… ¿y lucharon por la libertad, no?

 

Sí, mi amor, pero ssshhh, habla bajito, que aquí debemos hacer silencio.

Y salimos así, en silencio, ella con los ojitos desbordados de asombro y de preguntas; yo consternada como si lo tuviera cerca por vez primera, como si este no fuera otro obligado encuentro con Él, para sentirlo, para intentar desentrañarlo, para abrazar ese espíritu suyo que me inspira y que tanto extraño a diario en las calles de mi/nuestra Cuba. Ver +

¡Al fin!

In Uncategorized on 21 junio, 2013 at 4:03 pm

Ahora todos duermen, bueno, todos menos Beatriz que de vez en cuando se mueve, llora un poquito o me llama, amenazando con despertarse en serio y no dejarme terminar.

Ya hice el lavado de la semana (ufff!, un día voy a contar la cantidad de piezas, porque si me guío por mis brazos y por mi espalda…); limpié la casa (y antes la ordené, porque ya sabemos que una casa con niños es como una carrera con obstáculos); Luis Enrique seguro preguntará si “actualicé el Kasperky” y le diré que ese no es el asunto del blog, ni del post, y que Leo duerme feliz ahora mismo. Ver +

La triste postergación de un deseo

In Uncategorized on 8 septiembre, 2012 at 8:06 am

Tener un hijo es una de las experiencias más sublimes de  la existencia de un hombre. De allí que cuando se habla de este acontecimiento familiar no pocos afirman que la llegada de un niño cambia la vida de todos los que lo rodean.

Por eso cada familia consolida su unión cuando se concibe esta bendición.Ver +

El plan

In Uncategorized on 17 julio, 2012 at 7:23 pm
A sus 13 años, Daniel está a solo 11 centímetros de mi Polo Norte, terminó octavo grado con notas mejores de las que yo logré y no tiene reparos en hacerme correcciones:
―Papi, te falta la coma del vocativo -me dijo sin pena la tarde en que yo le mostraba mis intercambios con amigos de este caimán  que crío en la red.
Mi hijo me va superando en todo, y cuando alguien me lo sugiere casi con lástima, no más respondo:

―Ese es el plan. Ver +

A %d blogueros les gusta esto: