periodistascamagueyanos

Posts Tagged ‘historias’

Intolerancia

In Uncategorized on 13 diciembre, 2012 at 4:30 am

Por mucho que tratara de pasar inadvertida, siempre era objeto de burlas y relinchos. Sus colegas le decían la invertida tan solo porque, en la manada, era la única cebra blanca con rayas negras. Ver original

Qué bestia…..

In Uncategorized on 7 diciembre, 2012 at 7:45 am

La primera fotografía que hice en mi carrera periodista fue en Holguín, estaba en uno de los períodos de prácticas pre profesionales. El tutor era el avezado Pastor Batista, hoy corresponsal de la provincia Las Tunas para el periódico “Granma”, que se encargó de que aprendieramos de la cámara y la luz.
Mi primogénita imagen fue hecha en una competencia de equitación en una unidad militar del Ejército Oriental. Para la foto seguí cuidadosamente las instrucciones del encuadre y  el propósito informativo del texto que luego acompañaría; en el laboratorio de revelado  observé cada paso del proceso para que al final  fuera publicada. Ver +

Caguayos

In Uncategorized on 10 julio, 2012 at 1:09 pm
Aunque parecen los bichos más callados del mundo, los caguayos hablan. Lo supe hace tiempo, en los días de corretear mi infancia nueva de paquete por Santa Cruz del Sur.

Cierta vez que perseguíamos uno, Pastora, la anciana de verdísimos espejuelos que apenas salía de su casa, nos reveló el secreto:

―Cuando yo era chiquita -dijo la mujer- dos muchachos torturaban un caguayo y este se dio la vuelta y les preguntó por qué lo hacían… Ver +
 

Historias

In Uncategorized on 6 julio, 2012 at 1:41 pm

Soy una contadora de historias de otros. Presto oídos a esos sonidos rutilantes que pasan cerca de mí y me seducen. A veces me sobresaltan en las noches, me sorprenden al doblar las esquinas o me asaltan tras una mirada.

Y las historias me instan, tal como los sueños a  Galeano, que le piden que los sueñe. Mis historias o sea aquellos relatos de los que me apropio porque son bellos y merecen decirse, me zarandean las ropas pidiendo, casi exigiendo: ¡Cuénteme,  cuénteme, que no se va a arrepentir! Entonces, obedientemente las traduzco, las paso en blanco y negro, las hecho a volar para que aniden en los mejores rincones de nuestras vidas.  Ver +

A %d blogueros les gusta esto: