periodistascamagueyanos

Posts Tagged ‘leyenda’

La historia camagüeyana del niño que orina

In Uncategorized on 6 octubre, 2013 at 7:37 pm

El Manneken Pis (niño que mea) es una estatua de bronce de 61 centímetros situada en el centro histórico de Brucelas, Bélgica. Representa a un niño pequeño desnudo orinando dentro del cuenco de la fuente. Este es uno de los símbolos de la ciudad y una de sus atracciones turísticas principales, simbolizando el espíritu independiente de sus habitantes.
Había ya una estatua parecida de piedra a mediados del siglo XV que fue robada en varias ocasiones. En 1616 fue reemplazada por una estatuilla de bronce situada sobre una columna de seis pies siendo sustituida por el actual nicho en 1770. La estatua actual es una reproducción de la original, que unos vándalos robaron allá por los años 1960 siendo objeto de noticias de prensa que contribuyeron a dar a la estatua y al monumento cierta fama internacional. Recuperado algún tiempo después el original se depositó junto a otra copia de bronce dorado del siglo XVII en el Musée de la Ville de Brucelas. Ver +

La leyenda del Caricortado

In Uncategorized on 3 mayo, 2012 at 3:17 pm
Entre las muchas leyendas lugareñas de Santa María del Puerto del Príncipe, una de las más fantásticas es la del Caricortado, tema recurrente en nuestra ciudad para las temporadas de lluvias cuando nuestros dos ríos fundacionales salen de sus cauces e inundan las zonas bajas de la ciudad.
En las noches de veladas era común en esos días de lluvia reunirse las familias a conversar a la luz del quinqué o las velas, revivir recuerdos y dar curso a la fantasía en relatos y leyendas asustando a los más pequeños y atemorizando a las jóvenes. Porque, según decían, aun el Caricortado tocaba de puerta en puerta en esas noches tormentosas en busca de su casa , arrastrada alguna vez por la furia del río.
Lo interesante que esta leyenda es muy parecida a otra que circula en la vieja ciudad de La Habana, y donde se habla del Conde Barreto, aquel mal hombre que justo al morir, cuando se encontraba ya en el ataúd, se desató un ciclón cuyas aguas inundaron todo el entorno de tal manera que el sarcófago fue arrastrado… hasta el sol de hoy. Leer +
A %d blogueros les gusta esto: