periodistascamagueyanos

Posts Tagged ‘nostalgia’

Nido de Gato

In Uncategorized on 14 febrero, 2013 at 5:42 am

¿Y cómo me encojo yo y me hago un nudo tibio en este post y te llego allá en letras a Dominicana para improvisar un Nido de Gato?

¿Recuerdas los Nidos de Gato? ¡Claro que los recuerdas, qué cosas tontas pregunto! Creo que hasta fuiste tú quien le puso tal nombre a esa manía familiar de ahorrar espacio habitable y respirable, juntándonos en abrazo siamés ante un súbito y taquicárdico ataque de cariño.

Gritabas con tu peculiar galillo “Nido de gato!!!!!!!!!” y todas corríamos a estrujarnos, a amarrarnos con las extremidades del cuerpo y el alma en una gran bola humana. A esa hora Toña se olvidaba de sus mareos, la Yuya del chicle que le habías robado, tú de la toalla húmeda que yo había dejado tirada sobre tu cama… era la tregua, la paz, el Aleph. Ver +

Tamales

In Uncategorized on 11 noviembre, 2012 at 7:54 am

Los mejores tamales. Los soñados congrí. Las mariscos divinos… Martha la Gorda, mi vecina de al lado en el Santa Cruz de antiguos calendarios, conquistó mi alma de muchacho a puro sazón. Como en su casa eran unos milímetros menos pobres, de vez en cuando ella nos invitaba a mi hermano Iván y a mí, que crecíamos parejo con sus muchachos, a comer algún plato especial que yo discretamente traspasaba a mi madre mientras todos tenían el cuidado de fingir que no lo notaban.

Mi madre, su comadre… Mi madre, la misma que anoche no pudo ocultarme en el teléfono una honda congoja: Ver +

Santiago

In Uncategorized on 3 noviembre, 2012 at 6:08 am

Hace tiempo, Santiago me dio cinco años de su tiempo. Me puso delante letras inolvidadas. Partió en mi mesa su cazuela ancestralmente humilde y me buscó amigos de los mejores: esos tercos sin cura que aun de lejos persisten en intercambiarme afectos.

Me sumergió en su mar, que es grande sin renunciar a arenas plebeyísimas, o precisamente por no hacerlo. Sin embargo me hizo un regalo mayor: su Sierra, “maéstrica” mole de azulados verdes que mis ojos llanos no se cansaron de ad/mirar. Todavía, cuando a ratos me aburre la sabana, la memoria fabrica un suspiro:

—¡Santiago…! Ver +

El camino a casa

In Uncategorized on 21 agosto, 2012 at 8:32 pm

En estos días estoy nostalgiando un poco y un mucho. Creo que ese es el síntoma de crecer, de caminar. Parece que también está influyendo la cercanía de mi cumpleaños aunque faltan dos meses y unos cuantos días. O simplemente soy un poco exagerada, tengo ganas de montar bicicleta y extraño a mi papá.

El camino de la foto es el de mi casa. Aunque ya van siendo como seis meses sin ir, sigue siendo mi casa, y mi camita mi bote, y mi escritorio mis alas. Esa es mi avenida particular, desde donde he visto los más bellos atardeceres, he perdido el aliento pedaleando contra el aire, he cantado a voz en cuello con mi padre pedazos de canciones, aprovechando la soledad y la ligereza que da cantar a pleno pulmón sin espectadores molestos. Ver +

A %d blogueros les gusta esto: