periodistascamagueyanos

Posts Tagged ‘pasiones’

Razones para mi propio verbo

In Uncategorized on 11 octubre, 2013 at 8:10 pm

A pesar de los años aún recuerdo mis primeras tachaduras sobre el papel rayado, y también los regaños tras los desorientados grafitis que matizaron los rincones de la casa. Todavía retengo algunos de mis primitivos versos libres, esos que en medio de una clase te incitan a sombrear motivos para desafiar las oportunas matemáticas.

En ocasiones el tiempo suele privarnos de lo que nos hace crecer en espíritu, aun cuando la vocación limite el paso a los “por qué” con atrezos de futuro prometedor. Lo cierto es que la dicha jamás deja a un lado su emblema, si puedes liberar las pasiones que te alimentan las entrañas.

Por irracional que parezca, prefiero las palabras para descifrar sensaciones tangibles, esencias recónditas, cual espejos de las virtudes humanas. Ver +

Despeinada por el tiempo

In Uncategorized on 26 diciembre, 2012 at 2:54 pm
Siempre ha sido igual. Pasa el tiempo y cuando ya acumula cierta cantidad de meses la gente comienza a rechazarle y quiere ponerle fin a su existencia. Olvidan los ratos agradables, los momentos de felicidad y cuando inicia diciembre les invade un deseo infinito de comenzar otro año.
A mi en realidad me interesaría agregarle un poco de tiempo a este 2012, dsifrutarlo un poco más. Ya me acostumbré a él. Además, ha sido todo un héroe al sobrevivir a todas las calamidades anunciadas. Ver +

¿Un meteorólogo enamorado?

In Uncategorized on 17 diciembre, 2012 at 8:44 pm
La vieja casona de Juan Pérez Mederos, ubicada en la Plaza San Juan de Dios 103, es un sitio de aparente tranquilidad. Conserva aires señoriales. Quienes transitan por sus alrededores no tienen la idea de que detrás de la vetusta fachada este hombre es vigía -durante los 365 días del año- del estado del tiempo, del régimen de precipitaciones, de la fuerza de los vientos y todo cuanto es posible atrapar en su centro meteorológico a baja escala.
 Él, con sus 76 años a cuestas, la afición por la meteorología le nació desde niño cuando veía caer la lluvia. Creció y con los años adquirió medios que le sirvieron para enrumbar hasta hoy esa pasión por las nubes y lo que se mueve en el imprevisible espacio que nos envuelve. Ver +
A %d blogueros les gusta esto: