periodistascamagueyanos

Posts Tagged ‘poemas.’

Cultivo una rosa blanca

In Uncategorized on 22 mayo, 2014 at 8:21 pm

Cultivo una rosa blanca,
En julio como en enero,
Para el amigo sincero
Que me da su mano franca.

Y para el cruel que me arranca
El corazón con que vivo,
Cardo ni oruga cultivo:
Cultivo la rosa blanca.

José Martí. Leer original

Sobre salvajes

In Uncategorized on 23 septiembre, 2012 at 4:01 pm

Hoy le dedico mi espacio a la poesía, siempre presente en mis días y mis noches, a lo largo de todo el camino recorrido hasta hoy.

El amigo Alpidio Alonso me ha presentado así al poeta venezolano Gustavo Pereira: “Nacido en Punta de Piedra, Isla de Margarita, en 1940, Gustavo Pereira cultiva también la crítica y el ensayo. Autor de más de treinta títulos desde que en 1964 publicara su primer poemario Preparativos del viaje, ha recibido, entre otros reconocimientos, el Premio Joven Poesía de las Universidades Nacionales 1965, el Premio Municipal de Poesía de Caracas 1988, el Premio Fundarte de Poesía 1993, el Premio de la XII Bienal Literaria José Antonio Ramos Sucre 1997, el Premio Nacional de Literatura de Venezuela 2001 y el Premio Víctor Valera Mora 2011. Tanto su poesía como el resto de su labor intelectual dan cuenta de un profundo compromiso con la causa y el destino de los más humildes, esos “seres invisibles” cuya voz esperanzada encuentra un sitio de genuina expresión artística en su obra.” Ver +

Mi Ernesto

In Uncategorized on 10 julio, 2012 at 1:05 pm

Hoy el día empezó con tu carta de despedida estallándome en los oídos. En la escuela del fondo del edificio decidieron despertar a los muchachos con esa grabación donde la voz de Fidel se la leía por primera vez a tu pueblo, y yo tuve que detenerme en firme- como si cantaran el himno nacional o pasara frente al sagrario de la iglesia- para rezar contigo esa oración que me sé de memoria como los poemas de Benedetti.

Me acuerdo hoy de muchas cosas, de las clásicas goticas de agua clara con apenas cinco o seis años en el matutino de la escuela, de las lecturas en el libro de texto donde aprendí de ti la lección de desmenuzar el pollo en el arroz para compartirlo con mis compañeros, de mis cinco dedos por encima de la frente con aquello de ser como tú que vine a entender y a querer lograr muchos años después. Ver +

A %d blogueros les gusta esto: