periodistascamagueyanos

Posts Tagged ‘sueños’

Anunciación

In Uncategorized on 20 abril, 2013 at 9:31 pm
Ando como la embarazada primeriza que sueña el hijo y es feliz, aunque no por ello deje de temerlo. Una criatura de alma escrita cobra cuerpo y pronto tendrá rostro. Su rápido paso de semilla a fruto me desborda la alegría en medio del asombro. Mi libro bisoño ha empezado a nacer.
El ejercicio periodístico, tan necesario, tan útil, me había condicionado al gusto del diario. Escribir de prisa, lo cual no significa redactar a la ligera, acostumbra a la nota corta o la cuartilla frugal en algunos casos, debido a la constante pugna con el breve espacio para decir hoy, no pasado mañana.
Hacer un libro era algo remoto para mí, hasta que empecé a hilvanar ideas, y logré un ensayo alargando el tiempo y acortando el sueño. Pero una cosa es escribir y otra que el texto camine por sí mismo. Neófita en el asunto, lo puse a andar, sin muchas esperanzas.
Por sus propias piernas, o mejor dicho, con sus letras marcó una sorprendente ruta. Recientemente me hizo seguirlo derechito a la editorial. He vuelto sobre sus pasos con unas cuantas tareas, como la de buscarle la imagen precisa para su portada, y con la condición de seguir gustosa con mis notas cotidianas. Por eso ando felicísima, casi viendo la oruga que fue batir sus alas de mariposa. Ver original
Anuncios

Pescador de sueños

In Uncategorized on 5 noviembre, 2012 at 6:42 am

Cuando sube la marea arrastra los sueños, que muchas veces no caben en botellas, pero no importa, tú no pierdes la esperanza de agarrar ese anhelo que pusiste en una estrella hace tiempo ya.

En el muro donde van todos a esperar, tú te sientas a atrapar con tu caña el deseo que alguien olvidó, y ni la luz del Sol puede detener tu búsqueda de nuevos mensajes provenientes del mar. Ver +

Al oído

In Uncategorized on 13 octubre, 2012 at 5:53 pm

Aquí, donde nadie pueda oírnos. Cerquita, tanto así que pueda sentir el latir de tu pecho, la sinceridad de tu respiración, el agitado temblar de tus dedos en mi pelo.

Solo en este espacio donde no cabe nadie más, donde la complicidad es superlativa, podré decirte dos palabras claves. Ver +

Zapatacienta

In Uncategorized on 25 julio, 2012 at 8:30 am

Después del baile y la ilusión, de las doce campanadas, la fuga y todo lo demás, el mayordomo de palacio cumplía su encargo: iba de sitio en sitio comprobando qué zapato era el hermoso propietario de la muchacha de cristal que quedó tirada en la escalera. Ver original

A %d blogueros les gusta esto: