periodistascamagueyanos

Posts Tagged ‘historias’

Un paracaidas sobre la ciudad

In Uncategorized on 16 abril, 2014 at 9:20 pm
En realidad la fiebre mundial de la aviación llegó a Camagüey con casi 20 años de atraso, y aunque aun faltaban otros diez para que se hiciera realidad la azaña de Barberán y Collar, lo cierto es que para aquella década aún andábamos a la zaga, a pesar de que andando el tiempo la ciudad se colocaría entre las primeras del país en la técnica aeronática.
De todas formas en esos años se sucedieron dos hitos, la llegada en 1922 de la Empresa Hispano Cubana de Aviación, para inaugurar un campo de aterrizaje en el reparto La Vigía, cerca del Hotel Camagüey, edificio hoy ocupado por el Museo Provincial Ignacio Agramonter, y el arribo a finales de enero de 1928 de una compañía norteamericana dedicada a ofrecer espetáculos aéreos. Ver +
Anuncios

Un pedacito de abecedario

In Uncategorized on 7 abril, 2013 at 4:47 am

Repleta su caja de herramientas —la cola de un cometa albino, un apretamores criollo hecho con cuerno de unicornio, una lira de musa adorablemente desafinada, doradas escamas de sirena, un manual de diosa adolescente lleno de subrayados y hasta una varita trágica para las emergencias—, cierta noche L, M y N deciden rescatarme.

Me llaman a casa entradas las 11 y así, porque sí (¿por qué no?) mejoran mi sino sin remedio. Cada una a su modo, que yo creo ya sabe, es capaz de ordenar mi galaxia, pero esta vez tramaron juntarse para ahuyentar mis fantasmas por aquello de “no es por abuso; es para acabar rápido”. Ver +

El Juancito Trucupey de Las 1009

In Uncategorized on 20 enero, 2013 at 7:42 am

En Las 1009, donde nació, creció y dio sus primeros pasos como colaborador del Movimiento Revolucionario 26 de Julio, Hermes Rondón Yanes, quien era un muchacho muy querido. Ese joven alegre era conocido como Juancito Trucupey. Desde la infancia, Santiago Castro Barrero lo veneraba:

“Yo me quedo en la zona, pero guardé de Hermes un recuerdo muy bello: Era un muchacho alegre, trigueño, alto y delgado. Le gustaba usar bigotes. Se echaba el sombrero para atrás dejándose ver la frente. Le encantaba tocar guitarra. Tenía un carácter muy afable. Con todos sus compañeros era así, por eso se había ganado el querer de todo el mundo en Las 1009. En su propio trabajo siempre estaba cantando y jaraneando. Esa era una de sus características. Ver +

La amarga niñez y adolescencia de Jorge Mendoza Alonso

In Uncategorized on 5 enero, 2013 at 8:01 am

Para la edad que tenía, Jorge Mendoza Alonso (nació el 23 de abril de 1936), era un muchacho muy profundo y de una gran responsabilidad, un muchacho digno de la confianza que el Movimiento 26 de Julio, en Vertientes, depositaba en él.

Jorgito tuvo una adolescencia y una niñez muy amargas porque perdió a su mamá siendo él un niño. Entonces la familia se trasladó en 1946 para Vertientes. Procederían el viejo y los siete hijos del barrio de Medinas, en Rodas, en Cienfuegos. Jorgito era el menor. Mucho menor que René Vallina:

“Mi primo siguió en la escuela porque era un niño  todavía cuando pasan para Vertientes. Él siguió  en la escuela.

“Aprendió a leer y a escribir. No pudo continuar los estudios. Ver +

A %d blogueros les gusta esto: